¡EL GRAN CAMBIÓ QUE LLEGÓ CON OLIVIA RODRIGO EN LA INDUSTRIA MUSICAL!

Seguramente en los últimos meses has oído hablar de Olivia Rodrigo, la nueva promesa del pop, salida de Disney. Era cuestión de tiempo para que la generación actual diera el estandarte a una artista joven, sin embargo, Olivia Rodrigo no solo ha roto récords, también ha logrado lo que otros artistas primerizos no habían hecho... Acá te contamos TODO.

Al principio, como suele suceder, Rodrigo parecía ser otro éxito pasajero más que se viralizó en TikTok, sin embargo, Olivia aprovechó los reflectores para demostrar que había más de dónde había salido “All I Want”, y así fue como nació “Drivers License”.


Siendo el resultado de una mezcla de los sonidos de íconos femeninos de los últimos años, Olivia Rodrigo presenta el retrato de una amarga juventud en SOUR, un material cuyo centro es superar el fin de una relación. Sin embargo, esto no es lo único que envuelve en sus 11 temas que lo conforman, porque al hablar de una ruptura amorosa no podemos ignorar que esto es parte de los dolores de crecer y lo que significa ser un adolescente en una era que no juega a su favor.

Olivia empieza con “brutal”, una pieza donde canaliza la ira de ser joven y no estar viendo la fantasía de una juventud sobrevalorada, la canción sirve como la entrada de un diario en el que la cantante invita a escuchar su mundo. Después de esto, se da una inestabilidad en el sonido al presentar “traitor”, donde el enojo se abre paso de una manera melancólica. A partir de ese momento, Olivia da a conocer que esto será una montaña rusa de emociones y que es mejor esperar lo inesperado.


En el pasado, Olivia Rodrigo había citado a Lorde y Taylor Swift, dos de las cantautoras más influyentes de la industria musical desde hace una década, como dos de sus más grandes inspiraciones al momento de crear música. La cantante neozelandesa exploró con elementos más pop y de electrónica, dando su propia versión que más tarde le abriría paso para convertirse en una de las estrellas favoritas de este año.

El álbum continúa con una dinámica similar y las dos siguientes canciones son los sencillos previos al lanzamiento del material, “deja vu”, que se asemeja a la primera canción de Olivia y “good 4 u”, otra de las sorpresas de SOUR, donde claramente se escuchan las influencias del pop punk que Paramore y Avril Lavigne nos regalaron en sus inicios.

Ahora, el gran cambio que marca el GRAN paso que dio Rodrigo a la industria musical, es que ella es propietaria de su material y puede hacer con él, lo que le venga en gana, pues cuando iniciabas en la música, era poco probable que pudieras separarte de la empresa que es tu ''dueño'', como en este caso Disney con Olivia o pertenecerle a una discográfica que pueda vender tu material y hasta evitar que lo reproduzcas, tal como sucedió con Taylor Swift y Scooter Braun.


Olivia Rodrigo ha hecho muy buen trabajo al darle una personalidad a cada una de sus canciones, dando un sonido variado y arriesgado a cada una. Cualquiera de estos podría ser un sencillo y liderar las listas de popularidad, sin embargo, Rodrigo dejó en claro que quiere ser tomada en serio como cantautora, impidiendo que la cataloguen como solo una estrella pop por el resto de su carrera.

Su trayectoria apenas comienza, y Olivia será vigente tanto como lo desee. SOUR seguirá sonando alrededor de todo el mundo por el resto del año, siendo una máquina del tiempo a los años de juventud de una generación molesta que le tocó vivir lo peor de lo que queda. Ahora es tu turno de disfrutar de buena música.